Testimonios

MI EXPERIENCIA


Hace ya alrededor de un año y medio que conocí una familia que me cambió la vida por completo, a la cual ingresé solo porqué “me gustaba lo que hacían” y entre mis planes no estaba llegar para quedarme por siempre con esta vocación de amor y servicio al otro ser humano, no conocía nada de la vida ni conocía realmente lo que es ser “humano”, había olvidado por completo el valor eterno y cuyo precio es incalculable, de algo tan sencillo y puro que muchas veces dejamos pasar de forma desapercibida al no valorar las “pequeñas cosas” que día a día vivimos en la calle, nuestro hogar, universidad y para “no estirar más la pita”… nuestro entorno.
Nunca pensé desconocer hasta tal punto eso tan sincero y puro que tenemos siempre a nuestro alrededor y no sabemos aprovechar, siempre estamos encaminados hacia un materialismo y un hedonismo falso creado por nuestra sociedad, impuesto por el marketing, las empresas y demás medios de comunicación que nos habían absuelto en su eterno “consumismo” y habíamos olvidado el porqué de nuestra esencia, la verdadera existencia… EL AMOR.
Hemos dejado el amor como algo destinado a los cuentos, libros y escritos, pero no habíamos analizado bien esta palabra y todo lo que nos debe importar en nuestras vidas, solo “Amamos” nuestro carro, celular, billetera… entre muchas otras cosas que realmente no nos han proporcionado nada productivo a lo largo de nuestras vidas, y olvidábamos lo principal entre nosotros, aquello con lo cual estamos destinados a compartir y disfrutar toda nuestra existencia “el ser humano” es decir, nosotros mismos, nuestra familia, amigos, y toda la vida, la existencia y lo que nos impulsa a seguir es este sencillo termino…
Inicié mis talleres y cursos de formación CLOWN, buscando aprender y comprender la ESENCIA de un clown, algo que no tiene una definición clara pero sí que se puede definir si se mira en el fondo del alma y el corazón de cada uno de nosotros, buscando cada una de las cosas que nos hacen ser nosotros mismos y entregándolas por completo a los humanos que nos rodean, olvidando todos los preceptos sociales, las barreras psicológicas del ser humano y sencillamente “DESNUDAR” al ser humano, liberando el “HISTRIÓN” que llevamos dentro y pocas veces podemos liberar ante los ojos de la sociedad por el temor a ser juzgados, criticados o peor aún “HACER EL OSO” ante una sociedad que solo sabe criticar y buscar errores, siendo regidos por unos cánones tan erróneos que no nos permiten desatar ni entregar al 100% lo que somos, nuestra esencia… aquel niño que llevamos dentro, cargado de amor, sinceridad, ternura, emociones y muchas pero muchas sonrisas por entregar, así poquito a poquito aprendí a desnudarme, a conocer una nariz y olvidarme de todos mis problemas, y entregarme a una terapia del amor la cual realizo cada vez que tengo la oportunidad de dar a conocer al “Dr. Pacoja” el cual se encarga de condensar el amor del mundo, el amor circundante en el medio en el cual se encuentra y entregarlo a cada una de los seres que ve, realizando aquella “terapia bidireccional” tan sincera y tierna, en la cual se da AMOR y se recibe AMOR.
Ahora considero que he cambiado muchas cosas de mí mismo, y he conocido el verdadero valor de aquel termino tan sencillo que usualmente sale de los labios, se extiende por la cara y estremece todo el cuerpo, quizás tan indescriptible y tan sencillo que no podemos dar lugar sino sentirlo cada vez que lo hacemos, “AMOR” que nos corre por las venas, nos impulsa y nos motiva cada día a continuar viviendo, a seguir siendo quiénes somos y sentir realmente la importancia de el amor en nuestras vidas, aprender a valorar una sonrisa sincera, que sale del alma, tal cual hoy salen de mi corazón las palabras que traduce mi cerebro y escriben mis manos, y no dudo en expresar que corrieron lagrimas de felicidad, llenas de aquel sentimiento que hoy me aferra y del cual me considero testimonio fehaciente de lo que el amor puede hacer, porque realmente no es decir “yo pertenezco a la fundación corazón en parches” ó “yo soy corazón en parches” sino sentirlo realmente “CORAZÓN EN PARCHES… por que más que una fundación somos UN ESTILO DE VIDA” donde se entrega y se recibe la “gasolina” del alma, del ser humano… EL AMOR, y pues ahora cambié el concepto de “hacer el oso” por uno más bello y puro, el cual hemos dado un sistema de significación erróneo pero ahora yo he decidido cambiarlo para bien de todos, ahora me dedico a “hacer el amor” desde que me levanto hasta que me acuesto… bastante activo, no? 

Por que llevamos por estandarte nuestro corazón pintado de colores, aquellos que nos definen como un “paquete de amor” ambulante y nuestra filosofía, aquel “Arjé” que nos conduce y nos inspira a seguir caminando, luchando por aquel sueño que un día cualquiera vimos nacer y que ahora estamos viendo crecer y evolucionar, y que no veremos morir jamás, porqué nosotros somos quienes le hemos dado vida y siempre daremos impulso al amor, a nuestro compromiso social y a todos estos proyectos que tenemos por realizar, por un mundo mejor y más honesto, sincero y puro, venimos nosotros los jóvenes que realmente creemos en nosotros mismos, en nuestras capacidades y en ver nuestros sueños algún día realizar, por que el AMOR & la fundación CORAZÓN EN PARCHES me enseñaron tantas cosas que hoy debo dar infinitas gracias a cada uno de sus integrantes, por hacer de mí una mejor persona, hoy y siempre… GRACIAS!!!

JUAN CAMILO MONSALVE
CLOWN TERAPÉUTICO FUNDACIÓN CORAZÓN EN PARCHES


Corazón en Parches, mas que una fundación, mi estilo de vida.
Suele buscarse la felicidad en sitios y momentos ajenos a nuestras vidas, tratamos incansablemente de hallar la persona, el lugar o las situaciones que hagan de nuestra vida una gloria, pero no contamos con nosotros mismos para lograr este fin. Érase una vez un joven, al cual llamaremos Willmer, cuando aún era un niño, le encantaba ver sonreír a los demás, y para ello utilizaba cualquier recurso con tal de generar alegría a quienes lo rodeaban, sin importar que en forma de burla le llamaran payaso… a medida que pasaron los años, este payasito empezó a creer que la madurez era inhibir sus acciones y dejar de producir risas, de pronto por malas frases que le decían, como por ejemplo: “madure que ya esta grandecito” o “usted ya esta como viejito para que se ponga con esas pendejadas” y demás. Entonces este niño, ya joven, olvidó que era ser un payaso y empezó a ser lo que pensó era un joven normal, tristemente así pasaron varios años, pero… la vida te llena de sorpresas y mueve sus fichas para que encajemos perfectamente con nuestros mas íntimos sentimientos, ya que, Willmer, sin saber que le esperaba, acompañó una voz que entraba en resonancia con sus anhelos, esta voz lo llevó ante un grupo de personas que tienen un solo propósito, AMAR, ¿a quien? A todos, un grupo de personas llamado Fundación Corazón en Parches, estos locos hablaban cosas que para la mente de Willmer no existían, pero para su alma eran deseables; hablaban de payasos terapéuticos, cuya finalidad es dar amor para romper con aquellas barreas que produce la monotonía de vivir sin alegría, hablaban de limpiar el mundo de las impurezas de la deshumanización, y entre otras tantas cosas mas, pero le fue suficiente a Willmer una palabra, para desentrañar de su alma los recuerdos de su alegre niñez: RISAS; estas 5 letras le recordaron quien era, invadiendo todo su ser de deseo y anhelo por hacer parte de aquellos locos llamados Corazón en Parches, y enloquecer de felicidad calles, barrios, amigos, desconocidos , grandes, chicos… etc. Ya dejando de ser un joven común, para hacer parte aquellos locos que conoció, empezó a sentir como sus pasos moldeaban un buen futuro, empezó a conocer lo que es dar sin pedir, los males que lo invadían por la ausencia de reír desaparecen, aprendió que madurar no es dejar de reír, sino saber como reír según el momento. Desde que es un loco empezó a sentir que era valioso, siente que esta aportando mucho para el bienestar del mundo y ahora si piensa que esta haciendo algo bien por primera vez, por eso, este loco puede alzar su rostro al horizonte y decir que es un payaso al igual que cuando era un niño, pero no cualquier payaso, sino un payaso terapéutico, uno que lucha por no dejar que callen nuestras risas y nuestra felicidad. Para este loco que una vez pensó que no podía serlo, le es imposible describir con sus pocas palabras en la cabeza el cambio que le ha generado la Fundación Corazón en Parches, solo puedo decir que son como maripositas revoloteando en el estomago, por que… ¿cómo no enamorarse de aquello que solo te hacer feliz?

Willmer Andrés
CLOWN TERAPÉUTICO FUNDACIÓN CORAZÓN EN PARCHES

2 comentarios:

Anónimo dijo...

te felicito !! que palabras tan profundas, me pusiste a pensar mucho en el significado de la palabra amor ... los felicito por tan excelente obra ,deseo que Dios les de la oportunidad de llegar a tantas personas que necesitan de terapias y apoyo como el que ustedes realizan, que puedan expandir su obra a cada rincon de este pais donde hay una sociedad que necesita redescubrir el valor del amor.... son una excelente fundacion .. Dios los bendiga... Diego Rodriguez Garcia

NitraTuSS dijo...

Me parece una excelente labor la que presta la fundación a la comunidad, un abrazoo